Descubre el secreto mejor guardado de los inversionistas exitosos: Los ETFs.

Facebook Twitter LinkedIn Like 0 Descubre el secreto mejor guardado de los inversionistas exitosos: Los ETFs.   ¿Qué son los ETFs? Un Fondo Cotizado en Bolsa o ETF (Exchange Traded Fund) es un producto financiero que reúne  activos financieros que cotizan en el mercado. Es un vehículo que ayuda a invertir de manera diversificada y […]

Por Nicolas Gomez-Sanchez

Ene 26, 2024
ETFs.

Descubre el secreto mejor guardado de los inversionistas exitosos: Los ETFs.

 

¿Qué son los ETFs?

Un Fondo Cotizado en Bolsa o ETF (Exchange Traded Fund) es un producto financiero que reúne  activos financieros que cotizan en el mercado. Es un vehículo que ayuda a invertir de manera diversificada y con costos menores a los activos tradicionales.

Los ETFs están conformados por una canasta de valores, similar a un fondo de inversión, y cada participación representa un portafolio de acciones que reproduce la composición del índice al que hace referencia. Un ejemplo de esto es el ETF SPY el cual contiene las 500 acciones de las empresas que conforman el S&P500, el índice más conocido de los Estados Unidos.

 

¿En qué se diferencian con comprar acciones individualmente?

La principal diferencia del mercado de ETFs con el mercado de acciones es que uno puede comprar y vender un ETF en cualquier momento del día. Además, su precio se rige por la oferta y demanda del mercado. Debido a esto es que a los ETFs se les considera una mezcla entre los fondos de inversión y acciones, que permite aprovechar las ventajas de ambos activos.

 

¿Cómo funcionan los ETFs?

Los ETFs funcionan de forma similar a los fondos de inversión, pero con algunas diferencias. Los ETFs tienen un gestor que se encarga de replicar el índice al que hace referencia, comprando y vendiendo los valores que lo componen según su peso y sus cambios. Sin embargo, el gestor no tiene que buscar clientes ni captar dinero, sino que los ETFs se emiten y se negocian en la bolsa de valores como si se tratase de una acción de una empresa.

 

Los ETFs tienen un número fijo de participaciones, que se crean o se destruyen según la demanda del mercado. Cuando hay más demanda que oferta, el gestor del ETF crea nuevas participaciones y las vende a los inversores. Cuando hay más oferta que demanda, el gestor del ETF compra las participaciones que le venden los inversores y las destruye. De esta forma, se mantiene el equilibrio entre el precio del ETF y no se desvía del comportamiento del activo referente.

 

¿Qué tipos de ETFs existen?

Los ETFs pueden replicar diferentes tipos de índices, que abarcan distintas clases de activos, regiones, sectores, estrategias o temáticas. Algunos de los tipos de ETFs más comunes son:

 

  • ETFs de renta variable: replican índices de acciones, como el S&P 500, el Eurostoxx 50 o el Nikkei 225.

 

  • ETFs de renta fija: replican índices de bonos, como el Bloomberg Barclays Global Aggregate o el FTSE MTS Eurozone Government Bond.

 

  • ETFs de materias primas: replican índices de commodities, como el Bloomberg Commodity o el S&P GSCI.

 

  • ETFs de divisas: replican índices de monedas, como el U.S. Dollar Index o el Euro Currency Index.

 

  • ETFs sectoriales: replican índices de sectores específicos, como el MSCI World Information Technology o el MSCI World Health Care.

 

  • ETFs temáticos: replican índices de tendencias o megatendencias, como el MSCI ACWI ESG Leaders o el MSCI ACWI Low Carbon Target.

 

  • ETFs de estrategia: replican índices que siguen una estrategia determinada, como el MSCI World Minimum Volatility o el MSCI World Momentum.

 

¿Qué beneficios tienen los ETFs?

Los ETFs tienen una serie de beneficios que los hacen atractivos para los inversores, entre los que destacan:

 

  • Diversificación: permiten acceder a una amplia gama de mercados y activos con una sola operación, reduciendo el riesgo y aumentando el potencial de rentabilidad.

 

  • Simplicidad: facilitan la construcción de una cartera de inversión equilibrada y adaptada a los objetivos y el perfil de riesgo de cada inversor.

 

  • Bajo costo: tienen unas comisiones y unos gastos de gestión más bajos que los fondos de inversión tradicionales, lo que mejora el rendimiento neto de la inversión.

 

  • Transparencia: se puede conocer en todo momento la composición y el valor de la cartera del ETF, así como su evolución histórica y su rentabilidad esperada.

 

  • Liquidez: se pueden comprar y vender en cualquier momento del día, aprovechando las oportunidades del mercado y ajustando la exposición al riesgo.

 

¿Dónde puedo invertir en un ETF?

Los ETFs se pueden comprar y vender a través de un broker o una plataforma de inversión, pagando una comisión por cada operación. 

Si quieres saber mas sobre estos temas y como realizar inversiones de manera rentable, puedas dar click al siguiente enlace.

Noticias relacionadas

Sigue leyendo: